sábado, 2 de noviembre de 2013

Historia de Torreblascopedro

Las primeras referencias fiables que se conocen datan del siglo XVIII en las que el municipio queda mencionado en mapas y libros del término de Baeza. La construcción más antigua conocida corresponde al 1.714, año que aparece reflejado en una moldura trapezoidal del escudo heráldico, que aun hoy se conserva, de una casa del municipio. En este periodo de cortijadas y/o casas dispersas pero de gran valor económico, debido a los ricos pastos para el ganado, el nombre nunca queda claro, apareciendo como Torre de Blasco Pedro, Torre de Velasco y otras como Blascopedro. El reducido núcleo de Lupión (80 habitantes aprox.) en contraposición con el poderío Baezano, genera un pleito por la posesión de la rica Dehesa Boyal denominada Torre de Velasco. Tras su resolución, en 1.771 Baeza entrega el municipio al Villazgo de Lupión, del que dependerá hasta su constitución como Villa. En 1.813 se eleva el primer escrito solicitando la independencia de Lupión. Aunque tuvieron que pasar años y algunos escritos más hasta que en 1.871 obtuvo la independencia, quedando definitivamente la villa con el nombre de Torreblascopedro. La economía basada en huertas y cereales fue desapareciendo paulatinamente por olivar, tendencia que aun persiste hoy en día. A mediados del siglo XIX la principal producción de la localidad es el aceite de oliva. A su vez, la presencia de ganado era también notable, destacando en el caso concreto de Torreblascopedro la cría de cabezas de ganado lanar y vacuno, corpulento y de buena estampa, debido a los buenos pastos. Este panorama productivo así como la tendencia a abandonar los cortijos concentrándose en la villa, son las bases para la formación y desarrollo del municipio puesto que dieron lugar a un acentuado crecimiento demográfico. Así en la segunda mitad del siglo XIX la población se cuadruplicó superando ampliamente el millar de habitantes. La consolidación y auge de la población se produce en la década de los 50 donde la población pasa de 3.253 a 4.017 habitantes, cifra que sigue siendo la máxima registrada en el municipio. Este espectacular incremento demográfico es debido a la plantación de nuevos y más rentables cultivos consecuencia del regadío y del Plan Jaén, con la creación del pueblo de colonización Campillo del Río. Ambos motivos conducen a que Torreblascopedro sea uno de los pocos pueblos de Jaén en los que la inmigración superaba la emigración. Tras la década dorada de los 50, al igual que muchos pueblos en España, el trabajo escasea y los bajos salarios se hacen insuficientes, lo que provoca una masiva emigración siendo Madrid, Barcelona, Francia y Alemania los destinos preferidos. Esta tendencia siguió así hasta 1980 donde la cifra se estabilizó en torno a los 3.000 habitantes.