domingo, 20 de octubre de 2013

Historia del Ferrocarril en Andalucia


El Ferrocarril en Andalucía.
La mayoría de los ferrocarriles de Andalucía fueron construidos entre los años 1850 y 1900. Sin embargo, el primer intento de construcción de ferrocarril en España se sitúa en Jerez de la Frontera y la Bahía de Cádiz. El proyecto consistía en una red férrea entre el Puerto de Santa María, Jerez de la Frontera, Sanlúcar de Barrameda y Rota. Aunque no se hizo realidad hasta la década de 1850, donde se unió Jerez de la Frontera con el puerto del Trocadero, en Puerto Real, para poder transportar las botas de vino rumbo a Reino Unido. La conexión ferroviaria entre Madrid y Andalucía, a través del paso de Despeñaperros, abrió la posibilidad de realizar trayectos de larga distancia. Este ferrocarril sigue, desde Linares, el curso del río Guadalquivir hacia Andújar, Córdoba ySevilla. A partir de la capital andaluza no se siguió un trazado recto hacia la Bahía de Cádiz, sino que se optó por construir estaciones en las localidades intermedias para dar servicio a un mayor número de habitantes. El ferrocarril continúa vía Utrera, Las Cabezas de San Juan y Lebrija hasta conectar con las vías existentes, y terminar su trayecto por Puerto Real, San Fernando y Cádiz. Una vez satisfecha la conexión con Cádiz, los ferrocarriles a Málaga y Granada fueron los siguientes en inaugurarse. Esta ramificación parte de Córdoba hacia el sur por Montilla y Puente Genil hasta entrar en la estación de Bobadilla, donde se divide a su vez en vías hacia Málaga y Granada. Un nuevo ramal hacia Algeciras, pasando por la serranía de Ronda, sería inaugurado en la década de 1890. Diversos ramales fueron construidos en las siguientes décadas para llegar al resto de capitales andaluzas a partir del ferrocarril Madrid-Cádiz, como Linares-Guadix-Almería y Sevilla-Huelva-Ayamonte. Las uniones transversales fueron las últimas en ser construidas. Desde Extremadura llegaron ferrocarriles desde Zafrahacia Sevilla y Huelva, así como un nuevo vial entre Utrera y Bobadilla para garantizar nuevos servicios entre Andalucía Occidental y Oriental. También una vía de Linares a Puente Genil1conocida como la vía del aceite, hoy en día cerrada en su mayor parte. Se puso también en servicio, ya en el siglo XX, la conexión entre Andalucía y el Levante español, a través del ferrocarril del Almanzora. El posterior cierre de esta vía ha conllevado el descontento de los habitantes de Granada y Almería, puesto que ahora los trenes se ven obligados a dar un rodeo por el Alcázar de San Juan para llegar hasta Valencia y Barcelona. Durante el transcurso del siglo XX, se acometieron obras para electrificar el ferrocarril Madrid-Cádiz así como los ramales a Huelva, Jaén y Málaga. Compañía de los Ferrocarriles Andaluces Compañía de los Ferrocarriles Andaluces Logo CFA (ferrocarriles Andaluces).PNG Acrónimo CFA Tipo Sociedad Anónima Industria Transportes, Ferrocarriles Fundación 30 de mayo de 1877 Fundador(es) Jorge Loring y Oyarzábal yJoaquín de la Gándara y Navarro.1 Desaparición 9 de mayo 1936 Sede Málaga (España).nota 1 Coordenadas 36°43′14″N 4°24′31″O Productos Transporte ferroviario Ingresos Crecimiento 11.573.100 pesetas (1888).2 Crecimiento 61.991.000 ptas. (1926).3 Decrecimiento 52.759.300 ptas. (1935).3 Beneficio de explotación Crecimiento 6.338.100 pesetas (1888).2 Decrecimiento -3.868.200 pesetas (1935).3 Capital social 18 000 000 pesetas (1878).4 Cronología Ver lista[mostrar] CFA Oeste La Compañía de los Ferrocarriles Andaluces, conocida popularmente como "Andaluces", fue una destacada empresa ferrovaria española que destacó durante la segunda mitad del siglo XIX y el primer tercio del siglo XX. Esta nació la unión de dos pequeños empresarios con la intención de aglutinar las pequeñas compañías ferroviarias que existían en el área andaluza, aprovechando la crisis económica que había tenido lugar en los últimos años del reinado de Isabel II y coincidiendo con el inicio delSexenio Democrático. Fundada el 30 de mayo de 1877, creció rápidamente hasta convertirse en la tercera compañía ferroviaria en España trasNorte y MZA. Mantuvo la mayor parte de las líneas ferroviarias en la región andaluza, aunque también poseyó una pequeña línea entre Murcia yAlicante, aislada de su red principal. Tuvo una próspera existencia hasta finales los años 20, cuando entró en un declive que terminaría en 1936con su nacionalización por parte del Estado. A principios de 1860 la fiebre por la construcción de los ferrocarriles había dejado una importante red ferroviaria a lo largo de España. Sin embargo, con la crisis financiera que se desata a finales del reinado de Isabel II, muchas compañías ferroviarias entraron en una delicada situación que las dejaba al borde de la quiebra. En la zona andaluza ya se habían construido numerosas líneas ferroviarias pero todas en manos independientes y con la crisis económica de 1864-1866 quedaron en una situación aún más grave. De estas líneas, destacaban especialmente el Ferrocarril de Córdoba a Málaga, el Ferrocarril de Córdoba a Sevilla y el Ferrocarril de Sevilla a Cádiz, pues eran estos los más rentables e importantes de la red en la región andaluza. En 1875, después de la gran inestabilidad durante los años del Sexenio Revolucionario, volvió una época de bonanza, y la situación económica de algunas compañías ferroviarias mejoró. En este contexto, de la mano de dos empresarios nació la Compañía de los Ferrocarriles Andaluces (también conocida popularmente como "Andaluces"): Por un lado Jorge Loring y Oyarzábal, que ya había disputado el control sobre varios trazados ferroviarios al mismísimo José de Salamanca; por otro lado se encontraba Joaquín de la Gándara y Navarro, que poseía la propiedad de algunos trazados en la Andalucía Occidental. A partir de la unión de esta serie de pequeños trazados ferroviarios se pretendía a posteriori una expansión aprovechándose de la quiebra económica en que se encontraban un gran número de pequeñas compañías. Con esta expansión también se pretendía la creación de un mercado común al unir líneas ferroviarias.5 Desde su fundación contaba con las líneas de Córdoba-Málaga y Granada-Bobadilla por parte de Loring, mientras que De la Gándara aportaba las líneas de Jerez-Sanlúcar de Barrameda y la de Osuna-La Roda de Andalucía. Con esta importante base, los Andaluces comienzan su expansión con la compra de las líneas de Sevilla-Jerez-Cádiz y Utrera-Morón-Osuna, ésta última de capital inglés. La elección de estos trazados fue muy acertada, pues permitía a la compañía competir con la línea estrella de MZA en el sur: Córdoba-Sevilla. La intención de los Ferrocarriles Andaluces habría sido adquirir esta línea pero MZA ya se les había adelantado hacía tiempo con buenas vistas.