martes, 29 de octubre de 2013

Historia de San Pedro de Alcantara

Historia de San Pedro Alcántara Marqués del Duero Manuel Gutiérrez de la Concha e Irigoyen nació el 3 de abril de 1808 en la ciudad argentina de Córdoba de Tucumán. El gobernador de esta provincia era su padre, el marino Juan Gutiérrez de la Concha y Pazón, que murió en 1810, fusilado por los rebeldes en la guerra de independencia de Argentina. En España, Manuel ingresó como cadete en la Guardia Real en 1820. En 1833, siendo Teniente de Infantería, se prestó voluntario para la recién iniciada Primera Guerra Carlista. Durante los siete años que duró ésta tuvo ocasión de demostrar su valor, dotes de mando y capacidad táctica. Por ello obtuvo numerosas condecoraciones y fue ascendiendo hasta llegar a General en 1839. Marqués del DueroParticipó activamente en la política desde las filas del partido moderado, del cual llegó a ser un dirigente destacado. En 1841 tuvo que exiliarse tras el golpe fallido contra el regente, Baldomero Espartero, siendo Gutiérrez de la Concha uno de los generales, comandados por Diego de León, que intentaron apoderarse de la pequeña Isabel II en el Palacio Real. De regreso en 1843, en Valencia se puso a las órdenes de Ramón Narváez, en una nueva ofensiva contra el Gobierno. Llegó a Málaga para coordinar el movimiento juntero. Posteriormente fue nombrado General en Jefe de Andalucía .Luchó contra las tropas esparteristas. Tras la victoria se le ascendió a Teniente General. En 1847, la reina Isabel II, de la que siempre fue un leal servidor, le nombró Marqués del Duero por los méritos militares y diplomáticos que desplegó en apoyo de la reina María de la Gloria durante la guerra civil portuguesa. Tenía 41 años, en 1849, cuando fue ascendido a la más alta graduación del ejército, Capitán General. Gozaba de una influencia considerable en las altas esferas de la política. Se integró en el nuevo partido Unión Liberal, que lideraba Leopoldo O´Donnell. Diputado y senador durante muchas legislaturas, participó en distintas comisiones relacionadas, sobre todo, con temas militares y económicos, preocupado por el progreso del país. De 1859 a 1865 presidió la Cámara Alta. Entre sus hermanos destacó José, que como militar alcanzó el grado de Capitán General, y como político fue Presidente del Senado, ministro en varias ocasiones y Presidente del último gobierno de Isabel II, en 1868. Capitán General de Cuba en tres ocasiones, recibió los títulos de marqués de La Habana y Vizconde de Cuba. Su esposa, Francisca de Paula Tovar, era de familia noble, marquesa de Revilla y condesa de Cancelada entre otros títulos. Aportó un gran número de haciendas al matrimonio entre las que había fincas en las afueras de Málaga. En una de ellas, cercanas al río Guadalhorce, Manuel de la Concha logró mejoras en el rendimiento de la caña de azúcar. Estos éxitos debieron animar al Marqués del Duero a emprender nuevas empresas agrarias relacionadas con la caña de azúcar, cuyo producto se elaboraba con nuevas tecnologías en la costa oriental malagueña en los últimos años. Con ese fin, a partir de los años 50,comenzó a adquirir tierras en la costa occidental de la provincia de Málaga, el resultado fue la creación de la Colonia Agrícola de San Pedro Alcántara.