martes, 7 de enero de 2014

Zurgena


La población está dividida por el rí­o Almanzora, en su orilla izquierda queda la Alfoquí­a o barrio de la Estación y en la derecha, sobre una colina, la población antigua.
Pocos son los datos que se disponen de la historia de este municipio debido a que se ha perdido el Libro de Apeo y Población. Se conocen algunos topónimos medievales gracias al Censo de Ensenada como: Cañada de Dacebucar, pagos de Calafa, Hamarche, Thamarchete y Alfoquí­a, el caserí­o de Almajalejo, Cucador y Palacés. Muchos de estos son hoy caserí­os diseminados del término municipal: Almajalejo, Cañales, Carasoles, Cucador, Llanos, Los Mencaones, Palacés y Alfoquí­a que se ha transformado en el núcleo de población más importante y moderno del término, así­ como las cortijadas de Fuente del Pino y Lomas del Ganado.
Zurgena fue anejo de Huércal-Overa hasta 1525, desde el punto de vista eclesiástico, en este mismo año Zurgena se erigió en parroquia.

Inundaciones de 1973

El 19 de octubre de 1973, Zurgena está a punto de sufrir una de las mayores catástrofes naturales de su historia. Sobre las once de la mañana comenzó a llover copiosamente, pero nada hacia predecir lo que acontecería en tan sólo tres horas, en tonal fueron 600 litros de agua por metro cuadrado, lo que el cielo descargó ese fatídico día, de los que 420, se registraron en la última hora (entre las 13 y 14h) El caudal y la fuerza del agua que transportaba el Río Almanzora, unida a la que bajaba por los barrancos, era de tal magnitud que nada se resistía a su envite. En el Bajo Almanzora a su paso por Zurgena se llevó todo lo que encontró; cultivos, ganado, viviendas y lo que es peor, la vida de seis de sus vecinos: Julia García Pardo, su esposo Pedro “El Grande” Manuel Jiménez Cañabate, su esposa Dolores Jiménez Muñoz, Ana María López Buenafuente y Carmen Águila Jiménez, sus cuerpos aparecieron: el de julia en Agua Amarga, el de Manuel en Las Negras, Dolores en Villaricos, Ana en Rodalquilar, Carmen en Garrucha y a Pedro se le dio por desaparecido.

El pueblo de Zurgena quedo arrasado, más del 50% de de sus viviendas, locales… se los llevo el agua, con todo su contenido, o los dejo muy dañados.

Algunos de los supervivientes aún sienten escalofríos al recordar ese trágico día, muchas de sus cosas se las llevo la tormenta; documentos, fotos, recuerdos y aún así se consideran afortunados, seis de sus vecinos, nunca, pudieron contarlo.